Thomas Nashe, ‘Una letanía en tiempos de plaga’

¡Adiós, adiós a la dicha de la tierra!
Este mundo incierto es: los
amantes son las alegrías lujuriosas de la vida, la
muerte los prueba a todos menos a los juguetes.
Ninguno de sus dardos puede volar;
¡Estoy enfermo, debo morir ¡
¡Señor, ten piedad de nosotros!

Hombres ricos, no confíen en la riqueza, el
oro no puede comprarles salud;
La física misma debe desvanecerse;
Todas las cosas para terminar están hechas;
La plaga pasa rápidamente;
¡Estoy enfermo, debo morir ¡
¡Señor, ten piedad de nosotros!

Así comienza este poema que Nashe escribió en 1593, cuando un brote de peste bubónica cerró los teatros de Londres en la década de 1590. El estribillo repetido al final de cada estrofa: “¡Señor, ten piedad de nosotros!” captura la magnitud de la destrucción y golpea el corazón tanto como debe haberlo hecho hace más de 400 años.

Published by literauniversal

Licenciado en Filología Hispánica

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: